Novedades

Para la toma de decisiones, es clave la auditoría médica

Fecha de publicación: 24/09/2021
Institucional

La seguridad del personal de salud y optimizar los procesos de calidad para lograr una vida sana, dependen de una auditoría eficiente. La digitalización de la gestión sanatorial brinda un soporte indispensable para obtener datos y maximizar resultados.

“Se define a la Auditoria Médica como la evaluación de la calidad”, precisó la doctora Cristina Osan, directora de la Carrera de Postgrado en Auditoría Médica de Facultad de Ciencias Médicas de la UNC y reconocida especialista en la materia. “Los médicos auditores fuimos los primeros en hablar de calidad dentro del ámbito de la salud”, recordó.

La historia de la auditoría médica en nuestro país comienza junto con la Ley 18610, en 1970, cuando se iniciaron las primeras tareas de monitoreo y fiscalización en salud que se identifican con la auditoría. En ese momento, la mirada estaba puesta más en lo económico, que en la calidad de atención que se le daba al paciente.

La realización de los cursos de posgrado, en conjunto con la Escuela de Salud Pública de la UNC, apuntó a jerarquizar la tarea de los profesionales auditores que, desde octubre de 1987, con la resolución 629, fue reconocida por el Consejo de Médicos como especialidad y se puede obtener la matrícula de especialista,tras rendir los exámenes correspondientes.

“La decisión del doctor Vigo y sus colaboradores de fundar el Sanatorio del Salvador en 1996 merece un doble reconocimiento”, apuntó Osan. “Ya que, para ese año, el modelo privatizador del menemismo impactó fuertemente en regiones como Córdoba, que durante décadas se habían sustentado de las grandes empresas nacionales”.

Por otra parte, la resolución 633 del ministro de Salud y Acción Social, Alberto Mazza, que permitió el pase de obras sociales, marcó un cambio rotundo en los sistemas de contratación del momento.

Pero este fenómeno no se daba sólo en Argentina, el Estado estaba en retirada en su función de proveedor del bienestar de sus ciudadanos y la política de privatizaciones atravesaba a la mayoría de los países occidentales del mundo, donde el concepto de “mercadeo de la salud” tuvo un fuerte impacto.

“Pero al demostrarse que el Estado no podía abstenerse de garantizar el derecho a la salud, fue necesario volver a replantear los modelos de atención médica y su financiación en el mundo”, explicó Osan.

Por eso, a comienzos de este siglo, las decisiones sobre salud tuvieron una nueva orientación: los 189 países miembros de las Naciones Unidas acordaron lo que se conoció como “Los Objetivos del Milenio”, fijados en el año 2000 y que debían alcanzarse en 2015.

Las metas apuntaban a resolver los principales problemas de educación, pobreza y salud de todo el planeta: erradicar el hambre, conseguir educación primaria universal, promover la igualdad entre géneros, reducir la mortalidad infantil, mejorar la salud materna, combatir el HIV-Sida, el paludismo y otras enfermedades; promover el cuidado del planeta y la colaboración internacional, entre otros.

Lamentablemente, en el año 2015 estos objetivos no sólo no fueron alcanzados, sino quese manifestaba una crisis de salud global.“La estructura socio-económica tiene un gran impacto negativo ya que el interés competitivo lleva a la producción y al consumo de bienes innecesarios”, definió Osan.

“El consumismo trae de la mano la degradación del ambiente ecológico y social. El aumento de los factores de riesgo trajo aparejado una ´medicalización de la salud´. Las personas le están exigiendo al sistema de salud lo que el sistema político y económico no les está brindando”, explicó.

Entonces, previo a la pandemia, se trazaron nuevos objetivos de desarrollo “sostenibles y sustentables”, previstos para cumplirse en el año 2030.Son 17 y abarcan todos los aspectos del desarrollo y bienestar humano. El número tres, puntualmente, habla de “garantizar una vida sana y promover el bienestar para todos”.

Argentina, como país miembro, debía generar un informe anual para conocer los progresos de los objetivos. Para ello, se creó una Comisión integrada por 20 ministerios, pero, hasta ahora, no se ha dado a conocer públicamente, ningún reporte de los avances logrados.

 

La OMS reveló, según sus estimaciones, que durante la pandemia “las personas más vulnerables: niños, ancianos y discapacitados, son las que más la han sufrido”.En consecuencia, la Auditoría Médica debe trabajar en relación directa a estos datos y objetivos, ya que debe procurar la calidad en la atención de la salud.

 

La calidad se hace en la acción

“La pandemia puso de manifiesto el tema de la seguridad de los equipos de salud”, apuntó Osan. “Estamos viendo que el campo de acción de los auditores se amplía cada vez más, allí reside el mayor desafío para el futuro”, remarcó.

Entre estos desafíos, se destacan la incorporación de las herramientas digitales, reforzar la creación de los comités de calidad y seguridad del paciente, la actualización permanente y el transformarse en impulsores de la toma de decisiones consensuadas. “El uso de las nuevas herramientas informáticas, como la historia clínica digital y la informatización de las autorizaciones para las prácticas,son muy importantes ya que sirven para generar indicadores y comparar datos. Los datos solos no resuelven los problemas, tienen que servir para analizar y publicar, allí vamos a fomentar la jerarquización de la auditoría”, subrayó la especialista.

También atañe a los auditores la auditoría de los financiadores, tanto públicos como privados. La evaluación y control de contratos, analizar los mecanismos y normas de trabajo, mejorar los procedimientos para las autorizaciones, así como optimizar el flujo y acelerar los mecanismos de facturación y pagos, porque de ellos dependen económicamente las instituciones.

Desafíos en la Era Digital

El aumento en la expectativa de vida ha generado la necesidad de nuevos tratamientos, cirugías, y otros costos. El tratamiento de las adicciones, los cambios en los paradigmas sobre sexualidad y la presencia de nuevas enfermedades son un desafío continuo. La introducción de ciertos tratamientos biológicos y oncológicos y la incorporación de nuevos tratamientos al Programa Médico Obligatorio.

Todo esto ha elevado el costo de muchos tratamientos médicos y la auditoría debe estar atenta. La manera de lograrlo es “trabajar evaluando la calidad, mejorando la gestión, introduciendo los mecanismos de seguridad y facilitando el acceso a una vida sana”, cerró Osan.

El Dr. Julio Viscardi,jefe del Departamento de Auditoría Médica del Sanatorio del Salvador, remarcó la importancia de la incorporación de la historia clínica electrónica, con un desarrollo propio: “En este siglo, no podemos avanzar sin tener en cuenta el aspecto tecnológico. Lo estamos desarrollando con la visión de un sanatorio 4.0, digitalizado al máximo. La historia clínica está asociada a un software de gestión. Esta es una herramienta muy poderosapara la toma de decisiones basada en la evidencia”, resaltó.

El Sanatorio del Salvador es uno de los principales centros privados polivalentes del interior del país y conmemora su trayectoria con la realización de 25 conferencias gratuitas, en modalidad virtual, destinadas a profesionales de la salud de diversos ámbitos y a la comunidad en general.

Aquí compartimos las próximas conferencias.

  • Jueves 30 de Septiembre, 19 hs.: “Otra cara de la pandemia: Logros y desafíos en la respuesta de las organizaciones internacionales al Covid19”. Diserta el Dr. Jorge Pedro Martín (México), Coordinador Médico para las emergencias en Ecuador y Perú.

Destinado a: especialistas en infectología, terapia intensiva, médicos en formación, auditores médicos, comunidad médica, enfermeros de control de infecciones y profesionales de la salud interesados en la temática.

Link de inscripción: https://us06web.zoom.us/webinar/register/WN_a--AS3DvThyI83QiQRNHVA

  • Martes 5 de octubre, 17 hs.: “Avances en el tratamiento de la trombosis”, a cargo del Dr. José Ceresetto (Buenos Aires), Jefe del Dto. De Hemostasia y Trombosis del Hospital Británico.

Destinado a: especialistas en Hematología, Terapia Intensiva, Emergentología, Clínica Médica y profesionales de la salud interesados en la temática.

Link de inscripción: https://us06web.zoom.us/webinar/register/WN_PkY82MVeRHet3Yw30PGutA

  • Martes 12 de octubre, 18 hs.: “Agregar valor en Radiología”, ideas para potenciar el aporte de la especialidad al equipo de salud, mejorar la experiencia del paciente y reducir costos. Disertará la Dra. Francesca CastoldiLanino (Chile),  especialista en Neuroradiología.

Destinado a: especialistas en Imágenes, Intervencionismo, Técnicos y Lic. en Bioimágenes, profesionales de la Salud interesados en la temática.

Link de inscripción: https://us06web.zoom.us/webinar/register/WN_VLrZ-z7dRLm2fFuoz4tQeA

Más información: [email protected]