Novedades

¿Cuánto sabes de la Meningitis?

Fecha de publicación: 24/04/2021
Institucional

La meningitis es la inflamación de las meninges, las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. La pueden contraer personas de cualquier edad, pero la frecuencia es elevada en niños y personas inmunodeprimidas. La mayoría de los casos están causados por bacterias o virus. En Argentina se registran más de 500 casos de meningitis bacteriana al año.

La meningitis es la inflamación de las meninges, las membranas que recubren el cerebro y la médula espinal. La pueden contraer personas de cualquier edad, pero la frecuencia de la enfermedad es especialmente elevada en niños y personas inmunodeprimidas, se puede contagiar con facilidad entre personas que conviven en espacios cerrados y reducidos.

La mayoría de los casos de meningitis están causados por bacterias o virus, aunque algunos están provocados por ciertos medicamentos o enfermedades.

La meningitis bacteriana

La meningitis bacteriana es una enfermedad muy poco frecuente, pero suele ser grave y puede ser de riesgo vital si no se trata inmediatamente. En algunos casos de meningitis bacteriana, la bacteria llega hasta las meninges a partir de un traumatismo craneoencefálico grave o de una infección local grave, como una infección de oído (otitis media) o de senos nasales (sinusitis). Hay muchos tipos distintos de bacterias que pueden causar una meningitis bacteriana. En los recién nacidos, las bacterias más frecuentes son los estreptococos del grupo B, Escherichia coli y, con menor frecuencia, Listeria monocytogenes. En los niños mayores, las bacterias causantes suelen ser Streptococcus pneumoniae (neumococo) y Neisseria meningitidis (meningococo).

La meningitis viral

La meningitis viral  es más frecuente que la bacteriana y suele ser menos grave. Muchos de los virus que causan la meningitis son frecuentes, como los que causan los resfriados, la diarrea, las calenturas labiales y la gripe.

Muchos de los virus y de las bacterias que causan la meningitis son bastante frecuentes y también causan otras enfermedades ordinarias. Se transmite de persona a persona a través de gotas de secreciones respiratorias o de la garganta. La propagación de la enfermedad se ve facilitada por el contacto estrecho y prolongado (besos, estornudos, tos, dormitorios colectivos, vajillas y cubiertos compartidos) con una persona infectada. El periodo de incubación medio es de 4 días, pero puede oscilar entre 2 y 10 días.

En Argentina se registran más de 500 casos de meningitis bacteriana al año. Se detectan alrededor de 8 casos por semana de meningitis: 3,7 casos causados por meningococo, de los cuales entre 10 y 15% terminan en muerte y 15% de los casos presenta secuelas.

El resto son causados por neumococo, que alcanza un mortalidad de 20% y presenta secuelas en 30% de los casos. Esta última bacteria está cubierta por vacunas que cubren 85% de los 13 serogrupos existentes.

La meningitis puede agravarse muy rápido. Debe buscar atención médica de inmediato si presenta:

  • Una fiebre súbita
  • Dolor de cabeza fuerte
  • Fotosensibilidad
  • Rigidez en el cuello
  • Náuseas o vómitos
  • Confusión

El tratamiento temprano puede ayudar a prevenir problemas graves, incluyendo la muerte. 5 a 10% de los pacientes fallece, generalmente en las primeras 24 a 48 horas tras la aparición de los síntomas. La meningitis bacteriana puede producir daños cerebrales, sordera o discapacidad de aprendizaje en 10 a 20% de los supervivientes.

Los exámenes para diagnosticar la meningitis incluyen análisis de sangre, pruebas de imágenes y una punción espinal para examinar el fluido cerebroespinal. Los antibióticos pueden tratar la meningitis bacteriana. Las medicinas antivirales pueden ayudar con algunos tipos de meningitis virales. Otras medicinas pueden ayudar a tratar otros síntomas.

En este sentido, son muy importantes las vacunas, poder identificar los signos y los síntomas de la meningitis, y pedir atención médica inmediata si sospecha que podría haberla contraído.

La mejor forma de prevenir la enfermedad es la vacunación

La manera más adecuada de prevenir la meningitis es a través de las vacunas. Esto ayuda a combatir la bacteria llamada meningococo tipo A y C y el neumococo y que neutraliza su aparición en el organismo y en caso de aparecer, mata la bacteria.

Por lo general esta vacuna es aplicada en niños a partir de los primeros meses de vida. Es suministrada en varias dosis. Causa algunos síntomas leves y no puede ponerse si el menor presenta fiebre.