Novedades

11 de abril, Día Mundial del Parkinson.

Fecha de publicación: 11/04/2021
Institucional

¿Cómo es vivir con Parkinson? En el Día Mundial del Parkinson reflexionamos sobre esta enfermedad neurodegenerativa.

El 11 de abril de 1997 la OMS estableció el Día Mundial del Parkinson, debido al aniversario de James Parkinson, neurólogo británico que en 1817 describió lo que en aquel tiempo llamó parálisis agitante y que hoy conocemos como enfermedad de Parkinson.

Se trata de un tipo de trastorno del movimiento. Ocurre cuando las células nerviosas (neuronas) no producen suficiente cantidad de una sustancia química importante en el cerebro conocida como dopamina. Algunos casos son genéticos pero la mayoría no parece darse entre miembros de una misma familia.

En la actualidad, el diagnóstico está basado en la clínica, puesto que no se ha identificado ningún marcador biológico de esta enfermedad. Por ello, el diagnóstico se apoya en la detección de la característica tríada rigidez-temblor-bradikinesia y en la ausencia de síntomas atípicos, aunque también tiene importancia la exclusión de otros posibles trastornos por medio de técnicas de imagen cerebral o de analíticas sanguíneas.

¿Cómo se manifiesta la enfermedad?

Esta enfermedad afecta a las personas de muchas maneras diferentes. No todos experimentan todos los síntomas, y sin lo hacen, no necesariamente en el mismo orden o en el mismo nivel de intensidad.

Manifestaciones motoras

  • Temblores
  • Lentitud en los movimientos (bradicinesia). 
  • Rigidez muscular. 
  • Alteración de la postura y el equilibrio. 
  • Pérdida de los movimientos automáticos. .
  • Cambios en el habla. 

Manifestaciones no motoras

  • Disfagia (Dificultad para tragar alimentos o líquidos, que surge de la garganta o el esófago y va desde una leve dificultad hasta el bloqueo completo y doloroso).
  • Cambios anímicos
  • Disminución del olfato
  • Estreñimiento
  • Problemas del sueño
  • Disfunción sexual
  • Sudoración, entre otros.

El Servicio de Neurología de Sanatorio del Salvador recomienda llevar a cabo ciertas prácticas cotidianas para mantener el bienestar:

Nutrición adecuada: La nutrición contribuye significativamente al estado de salud de las personas que conviven con esta enfermedad. Por lo que se sugiere una dieta baja en contenido total de proteínas, o que haya una redistribución de las mismas durante el día.

Ejercicio físico: Realizar actividades que mejoren la postura, la relajación, el equilibrio y la marcha. Esto permitirá la integración social y mejorará la calidad de vida del paciente.

Terapia ocupacional y rehabilitación: La finalidad de la rehabilitación es recuperar y reeducar la función comprometida. Se puede trabajar sobre la expresión corporal, flexibilidad y coordinación.

Adaptar el entorno: Implementar cambios sencillos en tu entorno pueden ayudar para realizar las tareas más fácilmente. Elminar afombras y escaleras, evitar pisos encerados, intalar barandas o pasamanos en casa para prevenir caídas, utensilios de cocina especiales, caminadores o sillas de ruedas, elevadores, sillas para baños y barras en la pared.