Novedades

Llegar a tiempo es prevenir.

Fecha de publicación: 19/10/2015
Prevención

En el Día Mundial del Cáncer de Mama, promovemos la importancia de los controles para la prevención.

El Cáncer de Mama es el tipo de cáncer más frecuente en la población femenina de países desarrollados o subdesarrollados, según lo indica la OMS. Las estrategias de prevención y la detección precoz colaboran en gran medida a reducir los riesgos, mejorando los pronósticos y la calidad de vida de las personas con este tipo de mal.

A continuación, te rindamos información sobre cómo los exámenes que ayudan a prevenirlo:

  • Mamografia

La mamografía es una radiografía del seno, que se utiliza para detectar un cáncer de mama incipiente, cuando es más probable curarlo. Las radiografías o placas de rayos X se toman desde varios ángulos y se pueden usar para detectar el cáncer de mama en mujeres que no presentan signos o síntomas de la enfermedad (que no se pueden palpar). También permite encontrar microcalcificaciones (pequeños depósitos de calcio) que cuando reúnen ciertas características pueden indicar la presencia de una neoplasia temprana. 

En las mujeres con implantes mamarios, es más dificultosa la detección y puede requerir otros exámenes complementarios. 

Se recomienda para:
•    Mujeres de 40 años en adelante, repetirla cada 1 o 2 años.
•    Mujeres con una madre o una hermana que tuvo cáncer de mama a una edad más joven deben contemplar la posibilidad de hacerse mamografías anuales. Éstas deben comenzar más temprano que la edad en la que se le diagnosticó el cáncer al miembro más joven de la familia.  

  • Autoexamen mamario

Conviene hacerlo preferentemente entre 7 a 10 días desde el inicio de la menstruación. En la consulta con el especialista seguramente puedas sacarte dudas respecto a cómo se debe hacer el autoexamen. De igual modo, aquí te contamos brevemente los pasos.

1) Colocate frente al espejo

2) Presioná ambos pezones.

3) Observate en el espejop con las manos sobre las caderas y los hombros hacia atrás.

4) Levantá los brazos para ver posibles cambios.

5) Recostate colocando uno de los brazos detrás de la nuca. Con la mano derecha debés palpar la mama izuierda y viceversa. 

6) Realizá movimientos circulares desde el centro hacia la periferia.

En caso de encontrar bultos, retracciones de la piel, cambios en el tamaño o la forma de tus pechos, secresión del pezón o inversión de los pezones, consultá con el especialista.

Sacá tu turno

En el Servicio de Diagnóstico por Imágenes, contamos con un Mamógrafo de alta resolución digitalizado con sistema de estereotaxia para punciones guiadas. ¡Solicitá tu turno!