Novedades

Por qué es importante hidratarnos

Fecha de publicación: 24/01/2019
Pacientes

Es común que cuando hablamos de nutrición y alimentación saludable, prestemos más atención a los alimentos que ingerimos y restemos importancia a un aspecto que debiera ser igual o más importante y tiene que ver con realizar una adecuada hidratación. 

“Toda célula del cuerpo humano necesita agua. Es esencial para los procesos fisiológicos de la digestión y absorción, eliminación de desechos, y también para la estructura y función del aparato circulatorio. Es un medio de transporte de nutrientes y todas las sustancias corporales y ayuda a mantener la temperatura corporal”, afirma la Licenciada en Nutrición Julia Orcetti, quien forma parte del staff médico de nuestro Sanatorio. 

El porcentaje de agua en nuestro organismo varía a lo largo de la vida. En un adulto representa alrededor del 60% del peso corporal mientras que en los niños, el porcentaje es mayor. 

El cuerpo humano no almacena el agua, por eso, la cantidad que perdemos cada día (a través de la respiración, piel, orina y heces) debe restituirse para garantizar el buen funcionamiento del organismo. De lo contrario, vamos en camino a una deshidratación. 

Con una pérdida del 1% del agua corporal total aparece la sensación de sed y está demostrado que una disminución del 2% reduce el rendimiento y la función mental. 

El estudio HidratAR  (Centro de Estudios Sobre Nutrición Infantil -CESNI-, 2010) fue la primer investigación poblacional destinada a relevar en forma sistemática el consumo de bebidas e infusiones no alcohólicas de personas, adultos y niños, que habitan los grandes centros urbanos de nuestro país. El mismo concluyó que en la población argentina evaluada, el promedio de ingesta de líquidos es de 2 litros; la mitad de la ingesta es a base de bebidas e infusiones azucaradas y sólo el 21% es agua pura. Este estudio demuestra que cubrimos la cantidad diaria requerida de líquidos, pero el patrón de ingesta marca la preferencia de infusiones y bebidas azucaradas.
“En este sentido las Guías Alimentarias para la población argentina recomiendan consumir diariamente 8 vasos (2 litros) de líquidos, sin azúcar, preferentemente agua y no esperar a tener sed para hidratarse, tener siempre a mano una botella de bebida que nos recuerde la necesidad de beber”, señala la Licenciada Orcetti. 

La recomendación puede cumplirse también agregando otras bebidas como infusiones, caldos y jugos naturales de frutas (sin azúcar agregada). Recordar que las bebidas con cafeína tienen efecto diurético, es decir eliminamos gran parte de lo ingerido en comparación con otras bebidas. Es importante también no olvidar el consumo diario de alimentos ricos en agua como frutas, verduras, hortalizas y leche.

Debemos promover el consumo de agua en los niños desde el inicio de la alimentación complementaria a partir del sexto mes de vida y evitar la sustitución por otros líquidos azucarados, facilitando la adopción de hábitos de vida saludables, desde los primeros años.