Novedades

Embarazo y Alergias ¿Cómo tengo que actuar?

Fecha de publicación: 08/07/2018
Prevención

Las alergias son reacciones que afectan tanto a la mujer embarazada como a aquellas mujeres que buscan el embarazo.

La rinitis alérgica, produce síntomas molestos, como congestión, prurito nasal y estornudos. También puede presentarse Asma Bronquial.  Éste es una enfermedad inflamatoria de las vías aéreas, que mejoran o revierten con el uso de broncodilatadores.

Esta enfermedad respiratoria es considerada la más común en las embarazadas, ya que según cifras verídicas: afecta entre el 3% al 8% de las mujeres embarazadas, alcanzando hasta el 90% de los embarazos.

En el Día Mundial de la Alergia, la Dra. Gabriela Targi del Servicio de Alergia del Sanatorio del Salvador nos explica que los síntomas más frecuentes son: tos, dificultad respiratoria, silbidos en el pecho y opresión torácica, incrementado aún más por el volumen del abdomen gestante.

 

El Asma durante el embarazo:

Sobre la madre produce
_ Preeclampsia
- Hipertensión
- Hemorragia post parto
- Vómitos en exceso
- Rotura prematura de membranas
- Parto prematuro

Sobre el feto produce
- Bajo peso al nacer
- Retraso del crecimiento intrauterino
- Asfixia
- Malformaciones congénitas
- Muerte perinatal

La Dra. Targi afirma que para evitar que esto suceda es necesario tener el asma bajo control, es decir, cuando la paciente puede realizar ejercicio físico, no presenta síntomas nocturnos y no necesita recurrir a la medicación de rescate.

 

Para la especialista, la paciente debe:
Recibir información sobre el uso de aerosoles, sobre el cuidado de medioambiente.
Reducir los factores de riesgos, como el tabaco
Realizar pruebas de función pulmonar, espirometrías (para evaluar la caída de la función pulmonar).


Terapias farmacológicas: 
No debe suspenderse nunca la medicación que tenía previo al embarazo.
El uso de aerosoles a base de corticoides es la primera terapia de elección. 
Si estaba bajo tratamiento con antileucotrienos o medicamentos biológicos, estos no deben discontinuarse, puesto que es mayor el riesgo para el feto y la madre el no tomarlos, que los probables efectos adversos del fármaco.
Algunos antialérgicos estarían permitidos durante el embarazo.

 

¡Lo importante es el diagnóstico precoz para un tratamiento oportuno!