Novedades

Contra la miopía, más tiempo al aire libre

Fecha de publicación: 12/10/2017
Residencias

Estudios indican que en 2050, una de cada dos personas será miope debido a la iluminación artificial. En El Día Mundial de la Visión reflexionamos al respecto.

La luz natural es imprescindible para la salud visual de los chicos. 
Los trastornos visuales son cada vez más comunes entre los jóvenes, así como los llamados de atención sobre la necesidad de prevenirlos, especialmente en la actividad escolar.

Los nuevos hábitos, como las (muchas) horas pasadas frente a dispositivos electrónicos, y especialmente el menor tiempo al aire libre ponen a los chicos en riesgo de desarrollar miopía. Además, la necesidad de hacer foco en objetos a corta distancia podría impedir el correcto desarrollo del sistema visual.

Los investigadores de la Escuela de Optometría y Ciencias de la Visión de la University of New South Wales (Sydney, Australia) publicaron sus previsiones en la edición de febrero de la revista Ophthalmology: en 2050 uno de cada dos seres humanos necesitará algún tipo de corrección para la miopía.

La advertencia de los investigadores alude a los jóvenes y, en particular, a los de los países que consideran más afectados por el fenómeno, como China, Taiwán y Singapur. 

Sí a la iluminación natural

Este fenómeno debería abordarse tan pronto como sea posible, aconsejan los especialistas. Es cierto que la herencia desempeña un papel fundamental, y quienes tienen padres miopes tienen una mayor probabilidad de padecer esta condición; sin embargo, desde hace años los científicos advierten que el estilo de vida y los factores ambientales son determinantes. Tanto es así que una de las estrategias sugeridas es lograr que los niños pasen más tiempo al aire libre.

Contra lo que pudiera suponerse, la acusación no apunta a las computadoras ni a los celulares o las tablets. Un estudio publicado en Investigative Ophthalmology & Visual Science por especialistas de la Queensland University of Technology de Brisbane (Australia) señala que es el tipo de iluminación la causa de este aumento del riesgo de desarrollar el trastorno. Además, como dato alentador, se estableció una relación causal entre el tiempo pasado al aire libre y la desaceleración del trastorno en los niños ya miopes.

•    Fuente: Diario Clarín