Novedades

Día Nacional de la audición

Fecha de publicación: 28/03/2016
Prevención

El 28 de marzo se celebra el Día Nacional de la Audición, la Asociación Panamericana de Otorrinolaringología y Cirugía de Cabeza y Cuello institucionalizó en el año 2006 como Día Nacional de la Audición, conmemorando la primera cirugía auditiva realizada por el profesor doctor Juan Manuel Tato, en el año 1933.
 

Dicha operación llamada fenestración, devolvió la audición a muchas personas. Posteriormente, a principios de la década del 60 introdujo la estapedectomía, que curaba ciertos tipos de sordera. Por otra parte, el Dr. Juan Manuel Tato, contribuyó a crear en la Argentina en 1945 la Carrera de Fonoaudiología mucho antes que en otros países de Latinoamérica.
Por tal motivo, cada año se realizan campañas de prevención de pérdidas auditivas.

En nuestro país nacen entre 2000 y 3500 niños por año que padecen sordera profunda o severa. Aunque también vale destacar que, según los cálculos, una cantidad similar sufrirá esta afección a lo largo de su vida.

De acuerdo con los especialistas, realizando los controles necesarios en el momento del nacimiento, es posible advertir la presencia de problemas auditivos, para comenzar a tratarlos y corregirlos.

En este sentido, desde el año 2001 y conforme consta en el Programa Nacional de Detección Temprana y Atención de Hipoacusia (Ley 25.415), “todo niño recién nacido antes de los tres meses de vida, tiene derecho a que se estudie tempranamente su capacidad auditiva y se le brinde tratamiento en forma oportuna si lo necesitare”.

La temprana detección e intervención de la hipoacusia apunta a identificar a los niños que tienen problemas de audición; con el objeto de prevenir complicaciones posteriores; como dificultades en la comunicación, el desarrollo del lenguaje oral, en el aprendizaje y en la socialización.

Otro aspecto a tener en cuenta en este día es el del ruido. La contaminación acústica deteriora el óptimo desarrollo de tareas, tanto en la escuela como en el trabajo u otro ambiente. Los niños constituyen el grupo más vulnerable y aquellos que están en contacto con el ruido pueden sufrir dificultades en el aprendizaje y en el desarrollo de la personalidad, como así también sufrir problemas de salud y de comunicación.


Qué debemos tener en cuenta para cuidar la audición:

  • Realizar control auditivo a los bebés recién nacidos (otoemisiones acústicas).
  •  Realizar audiometría de control al ingreso escolar primario.
  •  Evitar la exposición a ruidos de elevada intensidad. Usar protección auditiva si se trabaja en ambientes ruidosos.
  • No exponerse a música de altas intensidades, principalmente cuidar a los bebés en las fiestas (alejarlos de los parlantes y proteger los oídos).
  • Usar con moderación y a baja intensidad los reproductores de música.