Novedades

Los principales exámenes periódicos que toda mujer debe realizarse

Fecha de publicación: 28/05/2015
Prevención

En el Día Internacional de la Acción por la Salud de la Mujer te recordamos la importancia de realizarse controles para prevenir enfermedades.

Cada 28 de mayo se celebra el Día Internacional de la Acción por la Salud de la Mujer, en el cual se promueve el acceso de la salud como un derecho de toda mujer, en cualquier etapa de su vida sin restricciones.

*Hacerse exámenes periódicos puede ayudar a encontrar problemas antes de que comiencen, de hecho podemos encontrarlos cuando las posibilidades de tratamiento son mejores. 
Las mujeres necesitan algunos chequeos y exámenes especiales diferentes a los que debe realizarse un hombre.
Si aprendemos a conocer nuestro cuerpo, podremos reconocer sus cambios, advirtiendo rápidamente cualquier señal de alarma. De esta forma asumimos el protagonismo y la responsabilidad que nos corresponde en el cuidado de nuestra salud.
El conocimiento de nuestras etapas biológicas, la autoexploración de los pechos y la consulta ginecológica son medidas preventivas en las que debemos participar activamente con la ayuda del médico.

¿Qué exámenes conviene realizarse periódicamente?

A partir de la consulta con el especialista, surgirá la necesidad o no de la indicación de determinados estudios como:

Papanicolau

Es una prueba diagnóstica que consiste en recoger una muestra (biopsia) de células del cuello del útero y del canal cervical para enviarlas al laboratorio y someterlas a estudio.
Si las células son anormales y, por consiguiente, el papanicolau es positivo puede indicar la presencia de irritación, inflamación, infección o cáncer del cuello uterino cuando ya se ha establecido o cambios celulares previos conocidos como displasia.
Se recomienda que el primer papanicolau se realice a los 6 meses de haber iniciado la vida sexual o a los 27 años si aun no se ha iniciado vida sexual y a partir de esa primera vez hay que repetirlo cada año durante toda la vida de la mujer. 
Antes de someterse a un papanicolau hay que tener en cuenta tres factores muy importantes:
•    No tener relaciones sexuales 24 hs. antes de la realización de la prueba.
•    No tener la menstruación.
•    No aplicarse duchas o medicamentos vaginales 48 hs. antes de someterse a la prueba.
El papanicolau es la primera prueba que se realiza ante la sospecha de infección por Virus del Papiloma Humano (VPH), presencia de ulceras en el cuello de la matriz (cérvix) pero no solo se debe realizar al haber síntomas o lesiones visibles, sino la mayor importancia de este examen es la de PREVENIR lesiones precursoras y no dejar que llegue a convertirse en cancer.
 

Colposcopía

Es una prueba que permite ver de forma ampliada la superficie del cuello del útero. Sirve para identificar de forma precoz posibles lesiones que podrían ser precursoras de un cáncer o lesiones ya cancerosas. 
No conviene realizar una colposcopia durante la menstruación, pues la presencia de sangre puede interferir en la exploración. Tampoco tener relaciones sexuales, ni hacerse duchas vaginales durante las 24 horas anteriores a la prueba.


Mamografía
Es una radiografía de las mamas que se utiliza para detectar cáncer de mama incipiente, cuando es más probable curarlo. Las radiografías o placas de rayos X se toman desde varios ángulos. 
Se recomienda para:
•    Las mujeres de 40 años en adelante, repetirla cada 1 o 2 años.
•    Las mujeres con una madre o una hermana que tuvo cáncer de mama a una edad más joven deben contemplar la posibilidad de hacerse mamografías anuales. Éstas deben comenzar más temprano que la edad en la que se le diagnosticó el cáncer al miembro más joven de la familia.  

 

Autoexamen mamario

Conviene hacerlo preferentemente entre 7 a 10 días desde el inicio de la menstruación. En al consulta con el especialista seguramente puedas sacarte dudas respecto a cómo se debe hacer el autoexamen. De igual modo, aquí te contamos brevemente los pasos.

1) Colocate frente al espejo

2) Presioná ambos pezones.

3) Observate en el espejop con las manos sobre las caderas y los hombros hacia atrás.

4) Levantá los brazos para ver posibles cambios.

5) Recostate colocando uno de los brazos detrás de la nuca. Con la mano derecha debés palpar la mama izuierda y viceversa. 

6) Realizá movimientos circulares desde el centro hacia la periferia.

En caso de encontrar bultos, retracciones de la piel, cambios en el tamaño o la forma de tus pechos, secresión del pezón o inversión de los pezones, consultá con el especialista.

*Por Dr. Ruiz Córdoba, Jefe del Servicio de Ginecología y Obstetricia del Sanatorio del Salvador.